Buscar
  • EMILIO ESTEBAN ENERGETICA

CERTIFICADO ENERGÉTICO


.

El certificado de eficiencia energética es un documento que proporciona información objetiva sobre las características energéticas de los edificios y su objetivo es contribuir al ahorro energético en los hogares y mejorar la información a los consumidores sobre la calidad de los edificios y viviendas.

Se obtiene tras una evaluación objetiva del edificio o parte del edificio y da información sobre la energía consumida por el mismo y las emisiones de CO2 generadas por las instalaciones térmicas (agua caliente, calefacción, refrigeración y ventilación) en condiciones normales de funcionamiento. Tiene una validez de 10 años.

La certificación energética pone a disposición del ciudadano que demanda una vivienda la información objetiva de su comportamiento energético, es decir cuánto va a consumir y por tanto cómo va a afectar a la factura energética que va a tener que pagar.


VENTAJAS DE DISPONER DE CERTIFICADOS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

La certificación energética permite al ciudadano valorar y comparar la eficiencia energética de la vivienda que pretende alquilar o comprar. Le permite conocer si dispone de características energéticas adecuadas, así como conocer el gasto energético, y por tanto, el gasto económico aproximado que representará al cabo del año.

Un buen certificado energético va acompañado de un documento de recomendaciones sobre las mejoras que se pueden hacer para obtener un comportamiento energético más eficiente, así como aumentar el confort de la vivienda y por tanto reducir la factura energética si se hace una buena aplicación de las medidas propuestas.

Las recomendaciones deben ser técnicamente viables y incluirán también una valoración económica de inversiones y plazos de amortización para valorar su viabilidad económica.

Por tanto, con el certificado energético el ciudadano dispone de una potente herramienta para mejorar la eficiencia energética de su vivienda y reducir su factura energética


¿CÓMO OBTENGO MI CERTIFICADO?


Quien ha de obtener el certificado de eficiencia energética

El propietario o promotor del edificio o vivienda es quien tiene la obligación de obtener el certificado de eficiencia energética en caso de venta o alquiler. También en el caso de que el edificio sea de nueva construcción.

Para obtenerla el propietario del edificio, vivienda o local debe contratar la certificación energética del edificio con un técnico competente en certificación de eficiencia energética, o técnico certificador.

El certificado de eficiencia energética, debidamente firmado por el técnico certificador, se entregará en el momento de formalizar la venta o contrato de alquiler al nuevo propietario o arrendatario del inmueble. En el caso de alquileres se entregará una copia del certificado al arrendatario.

Para que el certificado de eficiencia energética tenga validez, ha de estar inscrito en el registro de certificados de eficiencia energética de la Comunitat Valenciana. Generalmente, este trámite lo lleva a cabo el técnico certificador, ya que una parte del registro sólo puede realizarla el técnico certificador.


Cuanto puede costar un certificado

Los precios del Certificado de Eficiencia Energética no están regulados y no existen tarifas recomendadas, por lo que el coste de la certificación viene determinado por el mercado y la libre competencia.

Cada técnico certificador establecerá, en cada caso, el precio de la certificación energética en función de las características del edificio. Por lo tanto los precios pueden variar entre un técnico certificador y otro.

En general, el coste de los certificados de eficiencia energética se ve reducido si se certifica todo el edificio de forma colectiva (mediante acuerdo de la Comunidad de Propietarios), en lugar de certificar de manera individual cada vivienda.

Es importante contar con un buen certificado energético por lo que no se debe contratar el certificado de eficiencia energética a un técnico certificador que no vaya a visitar la vivienda para hacer la correcta toma de datos o solicite exclusivamente estos datos técnicos por teléfono, al propietario. Este tipo de certificados no tienen rigor técnico.

Se recomienda no aceptar ofertas de certificados de eficiencia energética que no estén en concordancia con el trabajo que comporta realizar un certificado y el rigor profesional que le corresponde.

Por otra parte, para finalizar el proceso de registro se ha de efectuar el pago de la correspondiente tasa de registro.


Cómo tramitar el certificado

  1. Contratar con un técnico certificador la obtención del certificado de eficiencia energética.

  2. Registrar el certificado de eficiencia energética. Al registrar el certificado se obtendrá el Documento de Registro y la etiqueta de calificación.

  3. Efectuar el pago de la correspondiente tasa de registro, con lo que se finaliza el proceso de registro.

  4. En el caso de venta, se entregarán al nuevo propietario los originales de toda la documentación: certificado de eficiencia energética, etiqueta de calificación y Documento de Registro.

  5. En el caso de alquiler, se entregará al inquilino una copia del certificado de eficiencia energética junto con la etiqueta de calificación.


ETIQUETA DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

El resultado del proceso de certificación de eficiencia energética de edificios se resume en una etiqueta de certificación energética, que califica la eficiencia energética del inmueble dentro de una escala de siete letras, que va desde la letra A (edificio más eficiente) a la letra G (edificio menos eficiente).

La información sobre el certificado, en particular la etiqueta de eficiencia energética, debe figurar en la oferta, promoción y publicidad que se realice para la venta o alquiler del edificio o parte del mismo.


Consumos y ahorros en función de la letra de calificación energética

El comportamiento energético de la vivienda se clasifica con un código de color según una escala energética de eficiencia de que va de la letra A a la G. La letra A es la más alta calificación y corresponde a una vivienda de muy alta eficiencia energética, con consumo energéticos optimizados, mientras que, por el contrario la letra G corresponde a las viviendas muy ineficientes desde el punto de vista energético.

Las viviendas eficientes energéticamente suponen ahorros energéticos y económicos muy significativos. Los ahorros que pueden alcanzarse dependen de la clase energética obtenida por la vivienda.

Esta tabla te permite estimar el consumo energético medio y los ahorros energéticos y económicos en función de la letra de la etiqueta energética.

0 vistas